Envío gratuito

a partir de 35 €

Pago Seguro

No guardamos tus datos de pago

TÉ VERDE DING GU DA FANG

16,60166,00 IVA Incluido

Delicioso té verde suave pero con mucho sabor y notas tostadas a frutos secos. Un té de larga historia y muy alta calidad a un precio más que razonable.

Limpiar

Envío gratuito a partir de 35 €

Pago seguro

Envío rápido

Información sobre el TÉ VERDE DING GU DA FANG

Huangshan (traducido literalmente como Montañas Amarillas) es una de las montañas más pintorescas, místicas y adoradas de China desde hace milenios. Al sur del río Yangtze y al oeste de las provincias de la próspera costa oriental, mantiene gran parte de la exuberancia natural y las brumosas cimas escarpadas que habían impresionado a mandarines, eruditos y monjes cuando el té se elaboraba allí por primera vez.

Un monje llamado Dafang tostó el té en el monte Lao Zhu (en Huangshan) en el siglo XIV, presionando un primer brote local contra el wok. La temperatura no sólo curaba los brotes vellosos, sino que también convertía el color verde en amarillo y algunas de las hojas en ligeramente marrones. A los visitantes de su templo, que habían viajado bastante lejos, se les servía este té. Su té pronto se hizo más famoso que su templo.

El Lao Zhu Da-fang se sigue elaborando hoy en día, en una zona mucho más amplia. Los más finos se siguen haciendo manualmente, con la mano desnuda presionando las hojas contra el wok, de forma parecida a como se sigue haciendo en Zhejiang con el té Longjing. Las producciones de mayor calidad, ahora llamadas Ding-gu (valle superior) Da-fang, siempre se han hecho de esta manera, no sólo para conseguir el aspecto plano típico de este té verde de aspecto amarillo, sino también por el sabor que, de otro modo, sería inadecuado en las producciones automatizadas.

Hoja plana y ensanchada hacia el centro, brillante, de color verde claro a amarillento y con muchos tricomas (vellos blancos), de granulometría regular. Presenta unas manchitas marrones que nos indican claramente, como en el caso del Lung Ching, que han sido tostadas a fuego alto en gamasots (típicos woks chinos para el secado del té). En seco desprende un aroma algo terroso, con notas a nuez tostada, miel y vegetales frescos y secos. Cuando preparamos la infusión se desarrollan aromas más dulces de intensidad media, sobre todo cuando la hoja se va enfriando. Aparecen también notas florales, vegetales y dulces amieladas, siempre con un fondo de tueste que nos recuerda a frutos secos como las nueces.

El licor resultante de la infusión del Din Gu Da Fang es brillante y limpia, de color amarillo pálido. Desprende un aroma de intensidad baja a media, en el que percibimos aromas a frutos secos y tueste.

En boca se presenta inicialmente amargo de baja intensidad, seguido inmediatamente de un agradable dulzor e incluso ciertas notas umami. Un delicado sabor a tueste está presente desde el principio de la degustación, recordándonos a nueces y avellanas. Resulta de una complejidad media, elegante y equilibrado y con cierto carácter, destacando precisamente sus recuerdos a frutos secos.

Su astringencia es baja y el cuerpo medio. Esto, junto a la falta de pungencia y su textura media, hacen que el paso por boca sea estructurado pero limpio y suavemente agradable.

Por último, presenta un posgusto largo y marcado, con reminiscencias dulces a frutos secos tostados.

Para disfrutarlo en toda su plenitud, recomendamos el uso de agua sin cloro de muy baja mineralización a una temperatura de unos 80ºC. Si puedes utilizar el método oriental o Gong Fu Cha, obtendrás los mejores resultados.

Para nosotros siempre es una satisfacción probar tés diferentes y nuevos. Pero lo es más cuando descubrimos que uno de esos tés es de una alta calidad, y además tiene una historia detrás, como es el caso. Ding Gu Da Fang era el nombre de un monje budista que vivió en el Templo en la cima del monte Lao Zhu, en la cordillera montañosa de Huangshan. Este té se parece mucho al famoso Lung Ching, tanto en la forma de la hoja como en su delicioso sabor, con la gran ventaja de que su precio es mucho más asequible, lo que nos permite disfrutar de una bebida de alta calidad sin tener que gastar mucho dinero.

Nos han encantado sus notas tostadas dulces a frutos secos, pero sobre todo, lo bien que sienta al beberlo. Los chinos, además de valorar el sabor del té, le dan mucha importancia a las sensaciones que perciben mientras lo toman. Seria algo así como analizar un nivel más profundo de lo que en occidente llamamos el “paso por boca”. Nosotros nos quedamos un poco en las sensaciones físicas que nos produce la ingestión del licor: la astringencia, la textura, etc. pero los conocedores chinos aprecian además los aspectos energéticos que cada té posee y transmite. Ellos lo llaman el “Qi” del té. A nuestro juicio, este té posee un Qi alto, que te hace sentir muy bien. ¿Te animas a experimentar esa sensación?.

      Rareza

ORIGEN

Pais

China

zona de producción

Cordillera montañosa de Huangshan. Provincia de Anhui

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Cart
  • No products in the cart.