Envío gratuito

a partir de 35 €

Pago Seguro

No guardamos tus datos de pago

TÉ VERDE KAGOSHIMA FUKAMUSHI PREMIUM BIO, 50 GR

25,00 IVA Incluido

Un té verde de la máxima calidad orgánica, para quienes gustan de un té rico, suave, dulce y vegetal, lleno en boca y de muy poca astringencia. Un verdadero placer traido para ti desde la prodigiosa isla de Khyusu.

Hay existencias

Envío gratuito a partir de 35 €

Pago seguro

Envío rápido

Información sobre el TÉ VERDE KAGOSHIMA FUKAMUSHI PREMIUM BIO, 50 GR

Una tierra firme caracterizada por sus montañas volcánicas, mientras que la corriente del mar Pacífico baña su frontera exterior. Así se podría describir la prefectura de Kagoshima, cuyas características naturales crean las condiciones para un suelo rico en nutrientes.

 

Un poco más arriba de la bahía se encuentran los campos de té de nuestro té verde Kagoshima-Fukamushi premium Bio
Esta variedad, conocida en Japón como “té Chiran”, es una especialidad regional. Antes de la cosecha, las plantas se cubren en una gran superficie con lonas de tela, por un lado para retener el calor y por otro para reducir la luz solar directa. Reconocible por su color verde oscuro, este esfuerzo extra de los cultivadores de té se ve recompensado con una alta proporción de umami y el dulzor resultante. Un proceso de acabado especial garantiza la profundidad aromática.

 

  • Una nota sobre el significado del término “fukamushi” aplicado a la producción de té:

La vaporización reduce el sabor vegetal crudo y verde del té terminado y suaviza (o endulza) el sabor. Todo el té verde japonés se cuece al vapor durante su fabricación utilizando uno de los tres niveles: Asamushi (vaporización ligera); Chumushi (vaporización media); o Fukamushi (vaporización profunda).

Fukamushi se refiere al período más largo de cocción al vapor que dura entre 120 y 150 segundos. El té de este estilo tiene un sabor rico y suave, mantecoso. Este nivel de vaporización matiza el verde fresco de la hoja recolectada a tiempo y crea un té armonioso y delicioso con abundante umami.

La forma en la que la hoja de este té se presenta puede ser algo desconcertante y sorprendente para el profano. Pudiera creerse que el hecho de que esté dividido en partículas muy pequeñas e irregulares es el resultado de un procesamiento grosero y que por tanto, el té es de baja calidad. Nada más lejos de la realidad. El hecho es que este tipo de hoja es el resultado de la forma tradicional en la que se procesan las hojas para esta variedad. Se busca intencionadamente que las hojas se presenten en particulas finas e irregulares por dos motivos: para conseguir una infusión con mucho cuerpo; y para que los diferentes tamaños de hoja se infundan a diferentes velocidades, obteníendo así una infusión mucho más compleja. El resultado es un té rico, vibrante, denso y con mucho sabor.

Se ha partido del más tradicional de los cultivares japoneses, la variedad de arbusto de té Yabukita, y se le ha dado una vaporización profunda perfecta. La hoja terminada es, por tanto, de un verde oscuro intenso, cortada con la finura tradicional para una infusión rápida y fácil. Las partículas tienen la hermosa coloración verde oscura y moteada que solo la vaporización profunda puede proporcionar cuando se hace perfectamente.

El licor preparado tras la infusión de este té presenta un color amarillo brillante con un importante matiz verde. Contrariamente a lo que ocurre con otros tipos de té, los japoneses y en muy particular este Fukamushi, producen un licor turbio. Esto no es un defecto en absoluto, sino más bien la forma tradicional en la que este té se prepara y disfruta. Esta característica la imprime más cuerpo y sabor.
Desprende una fragancia de presencia directa y dominante, pero dulce y con notas características a pepino.
En cuanto al sabor, diremos que lo primero que apreciamos es una predominante calidad vegetal: la entrada es dulce y umami, con muchísimo cuerpo, quizás uno de los tés con más cuerpo que puedas probar, lo que provoca un sabor característico de extraordinaria bondad. Una vez ingerido, se mantiene la sensación mantecosa debido a su textura sedosa y su extraordinario cuerpo, y un sabor dulce, largo y afrutado.

 

Es posible que tengas que ajustar la cantidad, la temperatura del agua y/o el tiempo de infusión para adaptarte a la finura de corte de esta variedad. Nosotros te recomendamos que empieces por una infusión a 70º C de 3 minutos de duración. Puedes modular el tiempo, acortándolo un poco, y obtendrás un licor más ligero y dulce, pero con menos cuerpo.

Obviamente, este té es perfecto para tomar bien frío. Para ello puedes prepararlo al estilo japonés, tal y como te describimos aquí:

  • Pon 10 de 10 a 15 gr. de té en un recipiente de tu elección.
  • Vierte de 750 ml a 1 L. de agua fría de muy baja mineralización y sin cloro.
  • Deja que infusione en el refrigerador durante unas tres horas.
  • Disfrútalo!!

Recomendamos encarecidamente este té tanto a los bebedores experimentados de Sencha como a los que quieren probar el Matcha, pero no están dispuestos a comprometerse con la preparación necesaria para preparar el té en polvo.

No olvidemos que es un té muy dulce, de baja astringencia, con notas vegetales y umami muy marcadas, por lo que será muy fácil que te enamores de él rápidamente. El hecho de que además puedas tomarlo frío, amplia enormemente sus posibilidades.

Es un té perfecto para tomar con gran cantidad de platos de base vegetal, elaborados mediante cocción, al vapor o ligeramente salteados. Los pescados, tanto blancos como rojos, maridan muy bien con este té, debido a su base yodada común y al umami. Igualmente, los mariscos se llevan a la perfección con este delicioso té.

En todo caso, te sugerimos que los platos sean de elaboración sencilla, donde destaquen los sabores propios del ingrediente principal, sin exceso de notas saladas o picantes.

   nuevo Rareza BiológicoFrio

ORIGEN

Pais

Japón

zona de producción

Chiran, distrito de Kawanabe, prefectura de Kagoshima

Cart
  • No products in the cart.